<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d35141529\x26blogName\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://zaragozamonamour.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://zaragozamonamour.blogspot.com/\x26vt\x3d3491767689657937504', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <iframe src="http://beta.blogger.com/navbar.g?blogID=29608526" height="30px" width="100%" marginwidth="0" marginheight="0" scrolling="no" id="navbar-iframe" frameborder="0"></iframe> <div id="space-for-ie"></div>

Bloggellon. 5.0
26.1.07

Pues nada, venciendo la pereza que me caracteriza (para que luego digan que no actualizo) yo también voy a hablar del Bloggellon de ayer.

Me lo pasé genial, conocí un montón de gente nueva, os puse cara a muchos de vosotros y me reí tanto que tengo hasta agujetas.

Me tocó un libro de Kundera, que ya tengo ganas de empezar.

Descubrí que soy un poco primavera (y un poquito sorda también), pero nada que no pueda remediarse...

Gracias a todos, por ser tan majos y tan divertidos, poco a poco ya os voy identificando con vuestros blogs. Al arqueólogo que estaba a mi lado, si lees esto por favor ¡manifiéstate! Que no me acuerdo que blog tenías y no te quiero perder de vista.

Espero que repitamos pronto, que ya tengo ganas de ir a Tauste para dar vueltas dentro de un cubo, y aparecer en un retablo. Podríamos quedar al mediodía, así comemos fritanga y cogote de cordero.

¡Besos y abrazos para todos y todas!

Teresa 11:45 a. m., ,




Tiempo
25.1.07

magdalena

Se me gastó la pila del reloj,
y me da una infinita pereza cambiarla.

Pero puedo saber cuando llega la medianoche,
porque la luz de la torre de la Magdalena,
se apaga.

Y deja a oscuras el cielo, y mi comedor.

Teresa 9:10 a. m., ,




San Lorenzo
18.1.07

mi calle

Cuando me siento encerrada, me asomo a la ventana para mirar las casas de colores.

La calle es peatonal y estrecha, por lo que puede apreciarse hasta el ronroneo de un gato.

Resuenan unos tacones. Son unas botas de mujer.

Las distingo sin bajar la vista. En poco tiempo me he hecho experta en identificar pasos.

Del bar sube una musiquilla alegre, y alguien que canta por encima, con voz de tabaco y mocos.

Me gusta mi calle. Aunque todo está un poco torcido.

Al fin y al cabo, nos parecemos bastante.

Teresa 4:38 p. m., ,




Todo es susceptible de ser bello, a la hora adecuada
17.1.07

parque grande

Hay un momento muy breve,
Entre la tarde y la noche,
En el que hasta las alcantarillas,
Me parecen hermosas.

Teresa 11:43 a. m., ,




En la música te encuentro
10.1.07

El 26.03.06 escribí esto:

Alrededor de la medianoche




Queda una semana para cobrar, así que es mejor no salir esta noche.
Pero no importa.
Hemos pasado el día en casa de un amigo, y estamos contentos.
Bebemos vino de Bordeux, y vemos Alrededor de la medianoche, como si fuera un concierto.
El vino, el humo, la buhardilla, Dexter Gordon...
Los cuadros sobre la pared granate, me recuerdan que esta es la vida que elegí vivir.
Elegí y acerté.
Elegí y gané.
Siento la música expandirse, entre nuestras cuatro paredes, y pienso en mi padre, que hace unas horas me envió un mensaje al móvil desde Antofagasta, diciendo que el lunes estará en Argentina, y el jueves en Uruguay, y pasado quién sabe.
Y pienso en sus manos, sus manos de músico.
Las manos de un músico son totalmente diferentes a todas las otras manos.
Son manos que supuran vida.
Yo sé escribir (pienso) pero mi padre sabe tocar el piano.
Mi padre sabe tocar el piano, como lo haría un ángel.
Sí los ángeles hubieran estudiado música.



No te lo enseñé nunca, pero no importa.
Siempre has sabido lo mucho que te quiero,
Y lo mucho que valoro tu talento.


Escribí esto, y unos meses después los ángeles celosos,
Te llevan con ellos para tomar unas clases.

No saben que como músico eres excelente,
Pero como profesor nunca has tenido paciencia...

Quién sabe, quizá ahora la tengas, con la eternidad por delante.

En la música te encuentro, pero no siempre me reconforta.
A veces me hace tanto daño, que siento como si me arañara,
Con todas sus notas.

El alma, y el corazón.
La mente y los sueños.

También es verdad que a veces me da tanta fuerza,
Que bailo, canto, y vuelvo a ser la misma de siempre.

Entonces me parece tenerte a mi lado.

Te voy a echar de menos papá,
Esa es mi única certeza, hoy.

Teresa 8:59 a. m., ,